Ir al contenido principal

Pregón de la Semana Santa de Almería 2018 pronunciado por Manuel Guerrero Manrique

                                                                                         

             
Presentación del Pregonero Oficial 
de la Semana Santa de Almería 2018 
                                                                                 
 Por el jurista urbanista
 Ginés Valera Escobar
 hermano de la Santa Cena y
 miembro del Instituto de             Estudios Almerienses 
   

       Con la venia, Señor Alcalde – Presidente del Excelentísimo 
Ayuntamiento de Almería, Excelencia Reverendísima Señor Obispo 
de la Diócesis, Señora Presidenta de la Agrupación de Hermandades 
y Cofradías de Almería, Autoridades Civiles y Eclesiásticas, 
representantes de las Cofradías de Almería, Señoras y Señores que 
han tenido a bien estar presentes en este gozoso pregón. Saludo, 
Hermanos todos en la fe, paz y bien. 
        
       Hemos sido congregados esta mañana para escuchar 
atentamente la mejor prosa cofrade que Manuel José Guerrero 
Manrique va a dedicar a la Semana de pasión, muerte y resurrección 
de nuestro Señor Jesucristo representada en nuestra querida Almería 
por el lento discurrir procesional de las mejores tallas cristíferas y 
marianas aupadas por Costaleros, acompañadas por Nazarenos y 

Mantillas entre notas musicales y tambores y el intenso aroma a 
incienso, flor y cirio que todo lo inunda e impregna en una 
atmósfera de recogimiento y devoción popular. 
        
        Este humilde cristiano estará siempre en deuda con Manuel, 
verdadero y auténtico protagonista de esta lectura, pues siempre me 
ha dedicado unas cariñosas palabras en las dos presentaciones de 
carteles de Domingo de Ramos que realicé en 2013 y 2015 para 
nuestra amada Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de 
la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad y hoy de nuevo 
saldo el débito comprometido ante este imponente atril. 
        
       Descubrí a Manolo Guerrero, como se le conoce 
afectivamente en el mundo cofrade, cuando gracias al tesón
constante perseverancia de nuestra querida Maruja ingresamos hace 
unos años toda la familia en la Hermandad. Día antes de 
imponernos la medalla corporativa y realizar nerviosos nuestra 
primera salida procesional, allí estábamos en la sacristía de la 
Parroquia de San Pedro con Don Esteban, consiliario corporativo y 
él a su lado, de pie, paseando recto como un profesor que vigila un 
examen, explicándonos entre ambos la grandiosidad en que consistía 
ser Hermanos de la Cena.  
        
                                                                                                     
       Manuel lo ha sido todo y lo será en la Santa Cena desde aquel 
lejano año 1985 que vistió la túnica roja por vez primera, todo 
estaba por hacer y sobraba ilusión y animosidad. Le ofrecieron ser 
Hermano mientras esperaba a nuestra Señora de la Esperanza en su 
salida de los vetustos muros catedralicios y no lo dudó un segundo. 
Pero no revelo más, ahí queda dicho. 
        
       Antes de describir su trayectoria cofrade, permítanme unas 
brevísimas pinceladas profesionales. Como Funcionario de carrera 
ha servido honestamente a la Junta de Andalucía hasta su reciente 
jubilación. Durante este tiempo lo compatibilizó con su vocación, 
ser Arquitecto de Interiores y diseñador por la Escuela de Artes 
Aplicadas y Oficios de Almería. Ha dejado su estiloso sello desde el 
Gran Hotel a Joyería Coral, Esmeralda, Rango, Ópticas, Bufetes de 
Abogados, Confiterías, Uberam y la última: Modas González en la 
Puerta de Purchena. Autor del Retablo de la Virgen de Fe y Caridad, 
también proyectó y dirigió la construcción de la actual Casa de 
Hermandad de la Cena, que fue bendecida por el Señor Obispo 
siendo él Hermano Mayor, hasta 2007. 
        
       Siempre dispuesto a colaborar donde se le necesite y haga 
falta, fue cofundador junto al recordado Juan Sánchez en el boletín 
cuaresmal. Tanto texto ha redactado que lo ha hecho merecedor de 
dirigir la Revista Almería Cofrade en su próximo número. Ha 

participado como Archivero en Juntas de Gobierno y en otros 
cargos, Lector y presentador de múltiples exaltadores hasta que 
superó sobradamente la reválida al exaltar él mismo la Eucaristía en 
2010 con la voz quebrada por la emoción y presentar el cartel del 
domingo de Ramos de 2017.  Lo encontraréis organizando con 
modestia la salida procesional, las Cruces de Mayo y cualquier acto 
de la santa Cena, cuidando el protocolo. Íntimo, familiar, amigo de 
sus amigos, siempre optimista, sonriente y cercano, ejerce siempre 
como Embajador de la Santa Cena y de la semana pasional 
almeriense allí donde se encuentre y ante todos. Y si algún día 
faltasen Manigueteros en el Misterio, que nadie dude que Manolo 
Guerrero retornaría silencioso a su eterno puesto pasional aunque la 
rodilla lo reventase de dolor pues María Santísima de Fe y Caridad y 
el Señor de la Cena le harían olvidar la enfermedad. 
        
  Amigo Manuel, tuya es la palabra siempre, verbo que alumbras 
directamente desde el corazón, que dirige tu pluma. No te resto ni 
un minuto más. Estamos ansiosos por escucharte.   
                                                                                                     
  

 
 Manuel José Guerrero Manrique 
Pregón de la Semana Santa de Almería 
                                 Año 2018 



       Almería,  ¡Que repiquen las campanas! 
       ¡Resuenen las campanillas!   Almería alégrate, 
       porque llega la Semana Santa. 
       Los cofrades ya se preparan para los días santos 
       de la ciudad de Almería. 
      
     Buenas tardes 
      
     Excmo. Señor Obispo de la Diócesis de Almería. 
     Ilmo. Señor Alcalde – Presidente del Ayuntamiento de Almería. 
     Señor Delegado Episcopal para las Hermandades y Cofradías. 
     Señora Presidenta de la Agrupación de Hermandades y 
     Cofradías de Almería.  
     Señores Concejales y Señoras Concejalas de la Corporación 
     Municipal. 
     Autoridades civiles y militares. 
     Cofrades, familia y amigos todos. 
        
        
        “Ven, Espíritu Santo Dios, ilumina mi entendimiento, llena 
mi corazón de alegría y gozo, abre la inteligencia de este humilde 
pregonero, bendíceme con el don de la sabiduría y con la ayuda de la 
fe, ensalzarte y venerarte en este pregón de la Semana Santa 2018”. 

       Este pregón hace en sí, un llamamiento a los actos 
sacramentales, litúrgicos y a la participación, de las gentes y cofrades 
de Almería. 
       Hoy, en nuestra ciudad, vamos a consolidar, personal
públicamente nuestro compromiso con el evangelio; Como 
cristianos, vamos a testimoniar con entusiasmo y convicción la 
propia fe. Con este pregón damos comienzo a los días santos del 
Misterio Pascual de la Semana Santa de Almería. 
       Quiero comenzar exteriorizando mi gratitud, por el honor que 
me ha sido encomendado, por la Agrupación de Hermandades y 
Cofradías y confianza depositada en mi persona para el Pregón de la 
Semana Santa de Almería 2018. 
       Gracias a D. Ginés Varela Escobar, mi agradecimiento por sus 
cariñosas palabras, su entrega, llenas de amistad y gracias por el 
afecto y respeto que has manifestado en tu presentación. 
       Desde mi modestia, nervioso y a la vez ansioso, recibí la 
noticia de mi nombramiento como pregonero, Ilusionado desde el 
primer momento; he sido consciente de la responsabilidad asumida 
para con mi ciudad de Almería, y con la Agrupación de 
Hermandades y Cofradías. 
        Caudal de sensaciones provocan en mí, una lucha interior por 
encontrar el criterio general y acertar en el contenido del pregón. 
                                                                                                     
        Ahora, mi afán, está en recibir del Señor, que mis miedos y 
dudas, los transforme en fe. Con buena voluntad, confiando 
alegremente en Él, inicio este pregón.  
        
        
PREÁMBULO 
       Desde este estrado, quiero recordar con añoranza y alegría, y 
agradecer, a tanto hermano cofrade, que ya se marchó hacia la gloria 
del Señor; gracias por la colaboración, el ardor, entrega y sacrificio 
personal de colaboración con la Semana Santa de Almería. 
       Mi pregón, será un relato-intimista sobre la Semana Santa de 
mi ciudad: Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor 
Jesucristo. 
        Este manifiesto, es un toque de atención, pregonado en voz 
alta, para recordar estos días. Pretendemos decir a visitantes, 
cofrades, cristianos, y almerienses, que nuestra Semana Santa es la 
manifestación de Fe de sus gentes. La historia de Amor
Misericordia, que jamás hubiéramos imaginado. A todos los que nos 
visitan, nos verán procesionar por nuestras calles y plazas, con 
nuestras Imágenes Sagradas en nuestros pasos de misterio y pasos 

de palio, dentro de nuestra propia peculiaridad, identidad,
particularidad.  
       En la Almería luminosa, bulliciosa y alegre que me tocó vivir 
en mi infancia, recuerdo cuatro días significativos, en los que mis 
padres, me llevaban de la mano a ver “las procesiones”.  Días 
sueltos, que reviven, al menos en mi memoria, toda la ilusión de mis 
pocos años. Un despertar de los sentidos, eran y son fechas que la 
celebración de la Semana Santa lleva implícito con la fiesta, los 
dulces fritos tradicionales: “los roscos”, empanadillas... y los 
borrachillos; alboroto en la cocina, preparativos de Semana Santa... 
recetas de mi abuela materna… Inolvidable el olor a anís. 
       Uno cierra los ojos y se deja llevar en el tiempo, entonces todo 
huele y sabe de otra manera diferente… 
Y llegan los cuatro días significativos. 
       Domingo de Ramos, por la mañana con la Hermandad 
denominada “La Borriquita”, niños vestidos de hebreos, entre 
palmas y olivos. Ropa nueva para la Procesión, porque según el 
dicho, “¡quien no estrena el Domingo de Ramos, se le caen las 
manos!” ! comenzaba la Semana Santa.!  
       Del Domingo al Miércoles, con la imagen de Nuestra Señora 
del Amor y de la Esperanza con su impresionante cortejo de 
nazarenos. Magnífico paso de Nuestro Padre Jesús de la Oración en 
                                                                                                     
el huerto, arrodillado, que extiende sus manos al cielo, en suplicante 
oración al Padre… 
       Llega el Viernes, día de recogimiento, las imágenes tapadas en 
las iglesias, sin espectáculos, en silencio. La Hermandad del Santo 
Sepulcro, con sus túnicas totalmente negras y con cola, que eran el 
motivo festivo de la chiquillería; también por aquella época se 
utilizaban cirios de luz a pilas.  
       Y por último el Sábado Santo, solo con una procesión, la 
imagen de María Santísima del Consuelo “en Soledad”, que solo 
salían mujeres y recorría distintas calles del distrito quinto de la 
parroquia de San Agustín, de los Padres Franciscanos. 
       Hay un espacio de tiempo largo, en el que la Semana Santa, 
evoluciona, pero mi actividad profesional y personal no dieron lugar 
a participar en ella. 
        Hasta el año 1985, que estando en la plaza de la Catedral, un 
Miércoles Santo esperando la salida de Nuestra Señora del Amor y 
de la Esperanza, una amiga y compañera de trabajo, me propuso: 
¿Quieres formar parte de la nueva cofradía de “la Santa Cena”?;  mi 
afirmación fue inmediata. Desde ese mismo momento, nací como 
cofrade a la Semana Santa de Almería.  

       Desde entonces, mi labor con la hermandad de la Cena ha sido 
continuada, azarosa, trabajosa… llena de satisfacciones y piedra de 
toque de mi religiosidad. 
        De todas las juntas de gobierno formé parte con distintos 
cargos, desde sus inicios: fueron tiempos de actividad complicada, y 
de mucho trabajo. 
        Durante este periodo, hubo un grupo valioso de personas, en 
cantidad y calidad humana, con los cuales, llevamos a término 
decisiones importantes dentro de la hermandad y consecuentemente 
para nuestra Semana Santa. 
        Ha sido un largo caminar, 32 años de intenso compromiso, y 
en el que seguimos trabajando. 
       A lo largo de este tiempo, me he ido formando 
intelectualmente y religiosamente, teniendo que acceder
documentaciones, escritos, libros..., ¡Cuantas horas de lectura, 
cuanto subrayado de texto, porque sus contenidos me decían algo 
que llamaba poderosamente mi atención! y quería que me quedara 
constancia de su contenido; bueno, pues ahora cuando más lo 
necesito… ¡me quedo en blanco!. 
        
        
                                                                                                     
                                       Dios es el mar, 
                        Dios es el llanto de los hombres.- 
                                            
                             Y el verbo se hizo llanto, 
                               para levantar la vida.- 
                                            
                             El verbo está en la carne 
                              dolorida del mundo…- 
                                            
                             ¡Míralo aquí en mis ojos! 
                             mis ojos son las fuentes 
                              del llanto y de la luz…- 
                                            
                            Y estamos en el llanto…- 
                       seguimos en la era de las sombras.- 
                              ¿Quién ha ido más allá? 
                        ¿Quién ha abierto la otra puerta? 
                             Toda la luz de las tierras, 

                             la verá un día el hombre 
                         por la ventana de una lágrima… 
        
                         Pero aún no ha dicho el verbo: 
                            ¡Que el llanto se haga luz! 
                        León Felipe. 
        

PREGÓN 
       Otra vez Semana Santa, tan nueva y tan vieja. Jesús vuelve a 
llamar nuestra atención, vuelve a transmitirnos su amor
misericordia.  
       Nos pide un poco más de recogimiento, donde la oración es lo 
más característico e importante de este tiempo, comienzan los 
cultos. 
       Hermandades trabajando en sus pasos, unos nuevos, otros en 
proceso de terminación, pasos en restauración. Los costaleros de 
ensayos. Una Semana Santa sin edad, sin años, pero con una ilusión 
viva y en constante renovación que nos hace testigos de su gran 
evolución año tras año. Hemos hecho mucho en poco tiempo.    
                                                                                                     
       Vivir la Semana Santa es comunicar a los demás la alegría de la 
fe, el gozo de la esperanza cristiana y el gran don de la caridad. 
       Para vivir intensamente la Semana de Pasión, participemos 
activamente en los actos litúrgicos del Jueves Santo en las Parroquias 
para celebrar la Cena del Señor; sentémonos a la mesa de la 
Eucaristía, dejémonos lavar los pies por Jesús... Adorémosle en el 
monumento al Santísimo Sacramento, acompañemos a Jesús en vía- 
crucis doloroso con la comunidad cristiana y celebremos la Vigilia 
pascual con alegría y gozo. 
       Se ha iniciado el tiempo de Cuaresma, los acontecimientos 
suceden con celeridad… todo está escrito. 
       Las Cofradías, la mayoría vendrán a Carrera Oficial, otras, 
harán su estación de penitencia, en sus barrios. Aunque la lejanía y la 
distancia, no es impedimento para ninguna de ellas.  
       En estas fechas, cada cofradía inicia con ilusión renovada, 
entusiasmo y ahínco la preparación de enseres. Ahora es tiempo de 
preparar los pasos con toda exquisitez y gusto, cuidando como un 
tesoro, cada quehacer: limpieza de orfebrería, candelería, varales, 
faroles de cola, la colocación de la cera… 
       Una vez acabados los protocolos y preparativos, entramos de 
lleno en la Semana Santa, con nuestras manifestaciones públicas de 
fe. 

       Sábado de Pasión, inician con fuerza dos Hermandades 
adelantándose al resto de Almería. En sus barrios, Piedras Redondas 
y Araceli, se hacen un hueco en la Semana Santa que surgen en la 
lejanía, ¡estando tan cerca!. 
       Ha llegado la hora, donde todo está dispuesto: es la 
Hermandad de la Unidad y la Hermandad del Camino, donde este 
tiempo tan esperado, intenso y gozoso se manifiesta en un auténtico 
sentir a Jesús y su Madre en paciencia, obediencia, misericordia, 
generosidad y perdón. 
       Desde la Parroquia de San Ignacio de Loyola, la Hermandad 
de la Paz y la Unidad inicia su estación de penitencia 
       Nuestro Padre Jesús de la Paz, en su flagelación, con las 
manos atadas, sujetas a la columna, en una donación generosa hasta 
la paciencia extrema. María Santísima de la Unidad, Reina de los 
pecadores, en una explosión de sensaciones, joven belleza, entre 
varales, olores de Semana Santa, pasea movida por el amor y suave 
movimiento del saber hacer de sus costaleros. 
       Del barrio de Piedras Redondas, la Hermandad de Nuestro 
Padre Jesús del Camino de Araceli y Nuestra Señora de la 
Salud, María al pie de la Cruz, dolorosa, entregada, piadoso Calvario 
de profunda expresión y emoción contenida, hace su estación de 
                                                                                                     
Penitencia, entre la devoción del barrio, nazarenos y costaleros. 
Fervoroso y respetuoso viacrucis de oración. 
       Revivir los padecimientos de la Pasión… tratando de meterse 
en Jesús, sentir su paz, su obediencia y su perdón… mientras, María, 
seguramente se acordó del viejo Simón en el Templo y sufre en 
silencio.  
       Vamos a recordar la historia más hermosa y dolorosa, la 
historia de nuestra salvación… a revivir los sentimientos de Jesús, 
sus pensamientos y actitudes. No olvidemos que la Semana Santa es 
un periodo riquísimo y único de espiritualidad y sentimiento 
cristiano, siempre alegre y esperanzado.  
        
       ¡Que Repiquen las campanas! ¡Resuenen las campanillas! 
Almería, regocíjate, alégrate, porque llega la Semana Santa. 
        
       Domingo de Ramos, luminoso día de ilusión y misterio, de 
oración y recogimiento, son cuatro las hermandades que recorrerán 
las calles de Almería en estación de penitencia, anunciando la 
Pasión, Muerte y Resurrección, precedidas todas ellas de la intensa 
espera en la Cuaresma. 

       Del centro de Almería, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús 
de la Victoria en su Entrada Triunfal en Jerusalén y Nuestra Señora 
de la Paz, de la Iglesia parroquial del Espíritu Santo, de la zona de 
Paco Aquino. La Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia 
en su Crucifixión y María Santísima de los Ángeles, del barrio del 
mismo nombre. Hermandad de Nuestro Padre Jesús de las Penas y 
María Santísima de la Estrella, de Regiones y la Hermandad 
Eucarística de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad, de 
Plaza de San Pedro. 
        Las atalayas de los campanarios de nuestras iglesias de 
Almería, contemplarán una vez más, el ir y venir de nazarenos, 
costaleros y mantillas. Sobre todo, el otear de la Alcazaba, testigo fiel 
de la evolución urbana de Almería junto con el casco más antiguo de 
la ciudad, son testigos mudos, del caminar religioso de la historia.  
        Acompañar interesadamente a Cristo en el camino, desde su 
entrada en Jerusalén, es un ejercicio de piedad y de fe. 
 ¡Domingo de Ramos! Jesús de la Victoria en su Entrada 
Triunfal en Jerusalén, entre palmas y ramos de olivo. ¡Miradle! 
subido sobre un pollino: Cristo, Rey y Mesías, es significativamente 
a la vez, pobre, humilde, pacífico…  ¡Cuanta grandeza y serenidad! 
                                                                                                     
       María y las mujeres santas, debieron acompañar de lejos a 
Jesús como bálsamo, con dulzura, sin notoriedad, con la paz e 
inquietud en el corazón. 
        Toda la algarabía, toda la alegría, todo el entusiasmo de los 
niños hebreos…   con palmas y ramos de olivo…  “¡bendito el que 
viene en nombre del Señor!”… éste día se tornará, soledad, pena y 
pesadumbre en el transcurrir de los acontecimientos.  ¡Y nosotros 
tan tranquilos! ¡Así somos! ¡flor de un día! Sensaciones humanas, la 
mayoría incontrolables, porque somos así.  
       Nuestra Señora de la Paz, Virgen Pura, de cara armoniosa, 
quietud bajo techo translúcido, revolotear de palomas, en un 
transparente cielo azul; es la luz de Almería; derroche de artísticas 
flores de palma en su ornamentación, marías de cera, con su bello 
paso, recorre la ciudad en pos del Salvador, ahora glorificado, 
¡aleluya, aleluya!  
        Nuestro Padre Jesús de las Penas, sale desde la Iglesia de 
San Isidro. Todo súplica y ruego, medita con Dios, buganvillas, y 
espuma del mar, Espectacularidad, esplendor y suntuosidad. ¡A todo 
el barrio de Regiones, Hnos. Pinzón, calle Santiago, San Juan 
Bosco...  hasta el centro de Almería, tienes “prendío” de tu pena y 
de tu amor! 

       En un alarde de cariño, te siguen tus leales nazarenos, serios 
orantes, quieren llevar parte de tu carga, de tu soledad y tu 
consuelo...  Tú, Jesús, tremendamente solo, en la humillación de tu 
desnudez, haces, que en nuestras vidas y en nuestras cosas, te 
sigamos dejando solo y desnudo...  
        María Santísima de la Estrella, Virgen Madre de Dios, 
piadosa belleza y hermosura, de bello llanto, rosas y jazmines tus 
lágrimas son estrellas de consuelo que se deslizan al mar. Desde tu 
barrio de Regiones, en oración constante y respetuoso andar te 
rezan y oran por las calles de San Juan Bosco, Federico García Lorca 
y Obispo Orberá.  
       Del barrio de los Ángeles, el Santísimo Cristo de la 
Misericordia, Rey de Reyes, con semblante bondadoso, muestras tu 
entrega, para un continuo darse a nosotros; clemente y caritativo, 
caminando por Quinta Avenida, calle Granada, Puerta Purchena y 
Plaza de San Sebastián. Dulce caminar entre flores, saetas
cofrades… se acerca tu crucifixión, tu gran entrega. La grandeza del 
sacrificio por nuestros pecados. 
       María Santísima de los Ángeles, Virgen Bienaventurada, de 
guapa y serena, grandiosidad, generosidad de un nombre que da pié 
a un magnífico y lindo rostro, serio y afligido semblante, por un 
incontenible llanto que mana de sus entristecidos ojos, envuelta en 
un mar de flores, que fluyen olores de piedad, amor y dulzura. 
                                                                                                     
       Nuestro Padre Jesús de la Santa Cena, sale desde La Iglesia 
Parroquial de San Pedro Apóstol. Jesús, Dios hecho Hombre, en 
compañía de sus apóstoles, en una ostentación de solemnidad 
representando el momento grandioso y hermoso de la Institución de 
la Eucaristía. La Puerta de los Perdones se prepara para un año más 
verle salir a la calle entre velas con guardabrisas y flores silvestres; 
toda la emoción contenida, y el arrope de toda Almería congregada 
en la calle Ricardos; una gran noche: “He deseado vivamente 
comer esta Pascua con vosotros, antes de que yo padezca”. 
Jesús, majestuoso, en la cena con sus discípulos, nos deja 
importantísimos mensajes trascendentales para la humanidad: 
        La humildad como elemento primordial de convivencia y 
seguimiento, al lavar los pies de sus apóstoles… 
        La Eucaristía, que es su Cuerpo y Sangre vivo, pan de los 
ángeles con nosotros, hasta la eternidad. Momento fuerte, intenso y 
gozoso. 
       En esta cena, Jesús, instaura el Sacerdocio, que es una entrega 
personal de los hombres, de amor, de hoy y para siempre, e instituye 
un Nuevo mandamiento: “que os améis los unos a los otros 
como yo os he amado”… 
       Tu cuadrilla de costaleros, te mecen con suave movimiento en 
un silencio intenso y continuado de oración, visitando los conventos 

de clausura, donde se adora al Santísimo. Además recorren a su 
paso, las angostas calles del casco antiguo de la ciudad, 
especialmente como: José Ángel Valente, Cubo, y Plaza Virgen del 
Mar. 
       María Santísima de Fe y Caridad, Madre del Camino 
luminoso, aurora de hermosa belleza, con suave dulzura, de rojo, 
entre bambalinas y fuertes fragancias de azahar. Gloria, Triunfo y 
Victoria; Amor encendido, esbeltos varales como palmeras 
sustentan su palio, candelería de amor, faroles de cola siempre 
encendidos en nuestros corazones…. Es un ir y venir de conventos, 
donde Jesús, presente en el Sagrario, nos acompañará durante toda 
nuestra Estación de Penitencia, hasta la vuelta jubilosa a la Iglesia 
parroquial de San Pedro.    
       En Almería, nuestras calles y plazas son testimonio de una Fe 
llena de oraciones y plegarias, las calles llenas de almerienses y de los 
forasteros que nos visitan… muestran su admiración por el buen 
hacer de las cofradías. Con verdadera pasión y devoción, cantan 
saetas que suenan por doquier y piropean a nuestras imágenes 
sagradas.  
       Poesía cantada, reflexión y petición en intimidad, plegarias de 
oración y admiración… Nos sentimos obligados, como pueblo de 
Dios, a pregonar nuestra fe con nuestro serio comportamiento 
                                                                                                     
cristiano y penitencial, hemos de conseguir unas estaciones 
penitenciales plenas de sentido y contenidos cristianos. 
        Lunes Santo de Nazarenos, con silencio absoluto: Nuestro 
Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor y 
Traspaso, Nuestro Padre Jesús de la Salud y Pasión en su Tercera 
Caída y María Santísima de los Desamparados. 
       La presentación de todos sus cortejos procesionales, está 
compuesta de numerosos y ordenados nazarenos de impecable 
compostura… 
       Barrio del Zapillo, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, 
Manso Cordero, caminas por Carretera de Cabo de Gata con el 
madero al hombro, con los poros de tu piel tensa por el sufrimiento, 
vas por las calles de Almería en silencio, a oscuras. Toda la fuerza, 
todo el vigor en tus facciones, vas escuchando las plegarias que los 
cristianos, ya depositan, como preciosa carga de penas, pecados, y 
súplicas, sobre tu Cruz. Tu, asumes para tí como propios, los 
pecados ajenos, para aliviar el andar por la vida. 
       Nuestro Padre Jesús de la Salud y Pasión en su Tercera 
Caída, caritativo, misericordioso, obediente y sumiso, 
tremendamente humano, te acompañan por la Vía Dolorosa, 
ordenados y serios nazarenos. Sufriente Jesús, en tu soberbio y 

precioso paso de caoba y plata, te sujetas, ya no puedes con tanta 
carga y súplicas al Padre en constante oración.    
       María Santísima de los Desamparados, Madre piadosa, tan 
linda y tan angustiada, candelería encendida de nuestros afanes, 
camina su amargura, su tormento y su pena, camino del Santuario de 
la Virgen del Mar, Patrona de nuestra ciudad. La Cruz, también pesa 
para ti, Señora… es un “haced lo que Él os diga”… Los pasos 
preparados con toda exquisitez y gusto, nos mostrarán los mil 
detalles de la orfebrería, el bordado, la cera y la ornamentación 
floral. 
       Martes Santo con tres hermandades en la calle, comúnmente 
denominadas: “Coronación, Amor y Perdón”. Jesús va haciendo su 
entrega personal poco a poco, con desconsuelo, sin ayuda. La 
inoperancia de los políticos de su tiempo y la necedad de los 
hombres: es cosa de todos los tiempos. 
       Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, ¡oh, 
Dios mío!, muestra al pueblo su inocencia, ante un juicio interesado 
y amañado, previamente condenado. De magnífica presencia 
“Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle”. Dispuesto 
después del primer castigo, Pilato en un intento de disuadir al 
pueblo, una vez azotado, lo presenta: “Ecce homo.” Él, Jesús es un 
derroche de docilidad y obediencia de la entrega total a Dios. “Salve 
Rey de los Judíos”. Y díceles Pilato: “Aquí tenéis al hombre”.  
                                                                                                     
         María Santísima de Gracia y Amparo, Madre de la Iglesia, 
desde la Parroquia de Santa María Magdalena, en los Molinos, 
esencias de primavera, claveles blancos acompañan a la piadosa de 
agradable mansedumbre, dulce mirar, desde la carretera de Níjar, 
camino del Seminario, San Juan Bosco, el centro, verán. Con alegría 
y satisfacción en su lento caminar de su largo recorrido, con su 
sereno y hermoso rostro, y sones de música hacen más llevadero el 
compás y rachear del andar costalero. 
        Santísimo Cristo del Amor, Nuestra fuerza es su palabra, 
Agua y sangre brotan a la vez del pecho henchido de Jesús, el sol se 
eclipsa ante tanta grandiosidad de Muerte. “Padre en tus manos 
encomiendo mi espíritu” Es ruego que da el amor y la 
misericordia de vida, suplicas al Cristo de Jesús de Perceval que no 
cesan de llegar y que al cielo subirán.  
        Nuestra Señora del Primer Dolor, Santa María de amor, tu 
corazón atravesado por tus siete dolores mirando al cielo de estrellas 
de tu bellísimo palio, ternura, llorando tu amor de madre que se 
siente desorientada y dolida; desde tu parroquia de San Sebastián te 
pasean en volandas tus costaleros por todo el centro de Almería, en 
paso exuberante de flores, y luces de cera.    
       Santo Cristo del Perdón, Señor del desamparo, entre 
hachones de fuego, nazarenos con túnica de riguroso negro, en 
silencio, a oscuras. Es todo el tiempo, oración vehemente, de 

súplica, de perdón. Imagen del Crucificado, vivo, abandonado, 
portentoso y a la vez de dulce mirar...       
       Él también suplica, Él, que es todo amor, y misericordia… 
implora compasión, Él que es el rey del Universo espera… 
        
       Almería, que ¡Repiquen las campanas!  ¡Resuenen las 
campanillas! Almería ¡regocíjate, alégrate!, porque estamos en 
Semana Santa. 

       Miércoles Santo grandioso, hermoso, y de importancia. 
Cuatro hermandades hacen su estación de penitencia: Prendimiento, 
Calvario, Estudiantes y Sentencia. 
       De la parroquia de San Roque, el Santísimo Cristo del Mar, 
Realeza en el Calvario, entre lirios, crucificado acompañado por 
Nuestra Señora de las Lágrimas y San Juan Evangelista, es la 
suprema representación de amor entregado a los hombres, “Mujer, 
he aquí tu hijo” “He aquí tu madre”. Sale la Cofradía entre el 
gentío, con nubes de incienso… Música celestial acompañan entre 
cofrades por la plaza de la Catedral, Almedina y General Luque y 
Avenida del Mar…  
                                                                                                     
       Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, Jesús Cautivo de 
Medinaceli y Nuestra Señora de la Merced. 
       Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, flaquea tu 
corazón y llora tu Espíritu. Armonioso conjunto escultórico entre 
olivos y flores. Con un beso traidor y cobarde es entregado el Hijo 
del Hombre. En cada circunstancia siempre está solo, el altercado 
promovido no hace sino aumentar su estado de abandono y soledad. 
       Jesús Cautivo de Medinaceli, Amor entregado, preso y 
atado. Cuando aún la tarde goza de su plenitud, Jesús está en la 
Plaza de la Catedral, impresionante estampa de sufrimiento, doliente 
y ajusticiado, sobre su regio y espectacular paso dorado. 
  Impecable es la presentación de todo su cortejo.  
       Nuestra Señora de la Merced, María de Fe viva
penetrante, de bello rostro afligido, respiraderos, cera y flores con 
artísticos bordados de palio y manto, pasean, a la Merced, entre 
nubes y esencias de incienso, rosas y azahar por toda Almería. La 
Virgen sufre también la traición de Judas, que llora por tantos Judas 
que besan.  
       Miércoles Santo, con un cambio de día de la Hermandad de la 
Macarena: del Lunes al Miércoles, nueva incorporación, pero ya 
experta en los quehaceres de Estaciones de Penitencia, desde su 

barrio de Plaza de Toros viene al centro de Almería en compañía de 
su gente. 
       Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, Hijo de Dios vivo, 
con la humildad del amor entregado. Como cada año el impactante 
momento mimetizado, Jesús, obediente, ante Pilato y ante la 
indiferencia de los soldados romanos...  El pueblo manipulado y la 
mala fe de sus dirigentes religiosos, ha culminado, en un proceso 
caótico. 
       María Santísima de la Esperanza Macarena, María Maestra 
de oración, candelería de luz, hermosura exuberante en la calle, 
precedida por sus ciriales, recibida por toda Almería, calor humano 
del barrio de la Plaza de Toros, oirá las oraciones de las saetas y 
enjugará sus lágrimas, entre varales, cera, orfebrería y flores. 
       Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto, súplica. 
Plaza de la Catedral, palmeras y repique de campanas…  
Padecimiento extremo, dolor, hasta el sudor de sangre, en el marco 
grandioso de la puerta de la Catedral, ora con intensidad, suplica al 
Padre “si es posible pase de mí este cáliz” le asiste un ángel del 
Señor tratando de aliviar tanto desconsuelo…  
       Nuestra Señora del Amor y la Esperanza, Madre, Reina del 
cielo, sale en volandas arropada por sus hijos y fieles cofrades, brisas 
del mar acarician su hermosura, María en el corazón de los 
                                                                                                     
Almerienses, vivas y aplausos en su recorrido hasta volver a la Plaza 
de la Catedral.  
       Jueves Santo. Cuando es media tarde, en las puertas del 
Santuario de la Patrona, Nuestro Padre Jesús de las Penas en el 
abandono de sus Discípulos, en presencia de Dios llora con 
indescriptible dolor y camina por el casco antiguo, debajo de la 
Alcazaba a vistas del puerto y toda la ciudad.   María Santísima del 
Rosario del Mar en sus misterios dolorosos, Lucero de la mañana, 
gracia suprema, que salió de la gubia del ilustre imaginero Luis 
Álvarez Duarte. De expresión contenida de dolor, entre luces y 
rosas, recorre el barrio de la Almedina, camino del Santuario de la 
Virgen del Mar. Belleza que muestra su amargura y desconsuelo a 
toda Almería. 
       Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo doliente ¡Qué Cruz 
más pesada, cuanto pecado soportado, qué vía dolorosa más larga!, 
¡cuántas cosas pasarían por su cabeza! … ¡cuántas lágrimas de dolor 
y desconsuelo!… y María Santísima de la Amargura, Refugio de 
los pecadores, llanto amoroso, bajo tapiz de estrellas del universo 
entero, aromas de flores… al encuentro, con el amor de sus amores, 
y no por eso menos desgarrada, entre nubes de incienso, llora de 
amor desconsolada, detrás de su hijo va, aceptando, los hechos en 
un alarde de humildad. 

       Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Dios Hijo Redentor 
del mundo, Pureza y dolor. Hermosa y portentosa efigie del 
Crucificado con los pies y las manos clavados en la Cruz. Por el 
barrio de la Almedina, lento peregrinar, derrochando consuelo, a los 
cuatro puntos cardinales y dejando percibir tu perfecta unión de 
amor y dolor. 
       Nuestra Señora de las Angustias, Madre del Salvador, de 
belleza callada, abatida, apesadumbrada con Jesús en su regazo…, es 
su silencio de entrega, cáliz de amargura, inmaculada concepción, 
donde el Evangelio cobra vida y comienza a desarrollarse el gran 
misterio. 
       Santísimo Cristo de la Redención en su Sagrado 
Descendimiento. ¡Silencio, se ora! Jesús muerto y ya desclavado de 
la Cruz, ajado sin vida, ha dado y entregado su vida a Dios por 
nosotros. Monumental escenografía en un alarde doloroso de 
personajes entorno a Jesús… Iris y Música de dolor y pena en su 
lento caminar. 
       María Santísima del Consuelo de Castillo Lastrucci, Pureza 
y amor, de bello llanto entre fervores de la cofradía franciscana, 
Almería le profesa secular devoción.  Tradición en esa carita de 
desconsuelo y entre lluvia de pétalos, rosas, penas y flores suben al 
cielo.  
                                                                                                     
       Santo Cristo de la Escucha, Vía Crucis de Amor, 
Madrugada del Viernes Santo, Almería tiene a su Cristo… de 
perdón, de escucha y de esperanza. Siempre en la madrugada, no 
importa el viento o la lluvia, Él siempre ahí, en espera… Escucha, Él 
es Oración. “Él que es el Camino la Verdad y la Vida”, nos sigue 
esperando. ¡Escúchalo! Sobrio… Jesús muerto y entregado…. 
“Perdón Señor, pequé, tened Piedad y Misericordia, de mí,” la 
aurora verás con Jesús padecer un año más.  
       Hermandad del Santo Sepulcro, Jesús ya muerto en su urna, 
todo ha acabado. En el atardecer del Viernes Santo, de la Parroquia 
de San Pedro Apóstol, cortejo fúnebre, sobriedad en su paso 
dorado, rosas rojas, llevan a la sepultura a un hombre que siendo 
Dios se ha entregado. Lo ha dado todo.  Música de cámara en el 
desfile y Nuestra Señora de los Dolores, Reina del cielo, austera 
palidez, todavía no entiende, confía. Su caminar es lento, sus varales, 
su candelería y jarras con flores acompañan su dolor bendito.    
       Viernes Santo, ayuno de Sacramentos, pero no de comunión 
con Cristo que permanece Resucitado. La oscuridad de la Fe, 
mantiene a la Eucaristía en el campo del misterio, no impide por 
tanto el resurgir de la alegría. La exclamación “misterio de la fe” 
resuena siempre con un grito de alegría, alegría de la fe misma y 
alegría del misterio de Jesús Resucitado, de nuevo presente en medio 
de la humanidad. 

       Nuestra Señora de la Soledad, Madre inmaculada, Dolorosa, 
hermosura triste y confiada de singular belleza, pasos lentos de 
sufrimiento, Soledad entre cirios y luto, vuelves del sepulcro 
pesarosa. Todos vienen apesadumbrados… la tristeza les absorbe, 
oscurecido el entendimiento, abatidos… es la hora de la esperanza...  
       Santísimo Cristo de Caridad en su traslado al sepulcro y 
María Santísima de las Penas y Santa Marta… El Señor que da 
vida al hombre. Pena en silencio, En la madrugada Jesús es 
trasladado al sepulcro vacío, delicadeza, ternura después de haber 
visto el cuerpo roto y muerto de Jesús, lo más grande y gozoso ¡es la 
esperanza de la Resurrección! 
       En un paso de gran impacto, movimiento de personajes… 
llenos de pena, a la espera del Gran Acontecimiento, todo está 
consumado. 

¡¡Almería, que repiquen las campanas!! y ¡resuenen 
campanillas! porque Jesús ha resucitado. ¡Aleluya! ¡Aleluya! 

       Domingo de Resurrección, el domingo por la mañana, 
presurosa, se presenta María Magdalena en el sepulcro, donde el 
ángel le dice que Jesús el de Nazaret ha Resucitado…  esa es nuestra 
Fe y nuestra Esperanza. María ¡alégrate! y todos con ella, Jesús está 
                                                                                                     
con nosotros…  La luz brilla de una vez y para siempre. Se acabó la 
soledad, la tristeza, la desesperanza y el desamor… 
       De la Catedral sale la Hermandad de Jesucristo 
Resucitado, Señor de la vida y María Santísima del Triunfo. 
Portentoso, el paso de Jesucristo Resucitado, humildad
mansedumbre, repicar de campanas y aletear de palomas, Él se 
manifiesta victorioso, vigoroso y ganador. Se muestra espléndido, 
¡Vivo!   Todo el Poder y la Gloria, por siempre”. 
        

     DESPEDIDA. 
            Aquí queda presentada, no sé si bien pregonada, la Semana 
     Grande de nuestra querida ciudad… descrita con sentimiento y 
     afecto, intentando distinguir todas las Hermandades que recorren, 
     su fe por nuestras calles, y todas las advocaciones por las que 
     llamamos a Jesús, Nuestro Señor, y a su Santísima Madre. 
            Siendo mi propósito como pregonero, dar a entender el gran 
     regalo que Dios, en su segunda persona de la Santísima Trinidad, 
     que dio su vida por amor a nosotros. 
      
     “Si Jesús ha resucitado, nosotros resucitaremos con Él” 
      ¡Aleluya!, ¡Aleluya!. 


                                                        ¡Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad! 
                                                                                                                                               
                                                                                He dicho. 
                                                                                                                                                          
      
                                                                                                            




                                                                                                     

Comentarios

Entradas populares de este blog

Horarios e itinerarios de la Semana Santa de Almería 2018

SÁBADO DE PASIÓN, 24 de marzo de 2018

HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA PAZ Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA UNIDAD (Unidad) 2 pasos Hora de salida: 20:30 horas ITINERARIO: Parroquia de San Ignacio de Loyola, Sierra de Gredos, Sierra Alhamilla, Sierra Bacares (sentido descendente), Sierra de Laujar, Sierra Fondón, Sierra de Monteagud, Sierra de Fondón, Sierra Alhamilla, Sierra Bacares (sentido ascendente), Sierra Morena, Sierra Alhamilla, Sierra de Gredos y al templo.

HERMANDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL CAMINO DE ARACELI Y NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD (NO AGRUPADA) 1 paso Hora de Salida: 19:00 horas. ITINERARIO: Escuela de verano (Bº de Araceli), Virgen del saliente, Sierra de Gredos hacia la izquierda, Virgen de Siracusa, Virgen de Begoña, Virgen de la Piedad, Ntra. Sra. del Río, Virgen del Saliente, Virgen de Araceli, Artesano, Virgen del Camino, Virgen la Estrella, Mosto (travesía entre C/ Mosto y C/ Almendro), Almendro (travesía entre C/ Almendro y C/ Mosto), Mosto hacia la …

En la catedral almeriense se ha oficiado la Santa Misa conforme al Rito tradicional romano latino

Hoy, Dominica "In Albis", Octava de la Pascua de Resurrección, se ha llevado en la Santa y Apostólica Iglesia Catedral de la Encarnación de Almería, a las 11:30 horas, presidida por el Prelado de la Diócesis, Monseñor González Montes, asistido por los canónigos Juan Torrecillas Cano y Francisco Escámez Mañas, diáconos, seminaristas y acólitos, la Santa Misa de los Catecúmenos en la forma extraordinaria del Rito Romano. 

Durante la lectura del Evangelio se deja constancia de las palabras de Jesús: bienaventurados los que creen sin ver. En la fe se tienen un arma espiritual para vencer los pecados del mundo.

La próxima Misa con este Rito tradicional del Missale Romanum codificado por San Pío V y reditado por Juan XXIII, será en la iglesia de Santiago Apóstol el domingo día 13 de mayo, a las 12:30 horas.

Pueden seguir esta información en el en facebook "Misa Tradicional Almería"

En Almería, el Domingo 8 de abril, el Obispo celebrará Misa tradicional-Gregoriana en la S. y A. Iglesia Catedral de la Encarnación. Tras la Santa Misa, conferencia de Monseñor Ferrer relacionada con la Forma Extraordinaria del Rito Romano.

Nos congratula informarles que el próximo domingo 8 de abril, Domingo in Albis, -D.m.- a las 11:30 horas, tendrá lugar en la Santa y Apostólica Iglesia Catedral de la Encarnación de Almería, Santa Misa prelaticia por la Forma Extraordinaria del Rito Romanoconforme al motu proprio Summorum Pontificum de S.S. Benedicto XVI. La Misa la celebrará el Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes, Obispo de la Diócesis. Será la primera vez tras más de cuarenta años que se celebrará Misa tradicional-gregoriana en la Catedral almeriense y con la presencia de su Pastor. Por ello, nuestro más profundo agradecimiento por este gesto de generosidad con los fieles de nuestra diócesis. Posteriormente, a las 13:30 horas, en el Auditorio Diocesano Juan Pablo II (frente a la Catedral), monseñor Juan Miguel Ferrer Grenesche, doctor en Liturgia y Deán de la Catedral Primada de Toledo, ofrecerá una conferencia relacionada con la Forma Extraordinaria del Rito Romano. Con esta Misa y conferencia comenzar…