Ir al contenido principal

Dramaturgia legionaria

LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (13) Dramaturgia legionaria Dr. Rafael Leopoldo Aguilera Martínez Alférez Reservista Honorífico

Estimados y apreciados lectores, vayan para Vds., un primer saludo cordial franciscano y afecto personal y de consideración con espíritu legionario.
En posición de firme, con la venia, mi General.
Cuando recibí desde la Agrupación Nacional Legionarios de Honor “José Ortega Munilla”, víspera del día de la Epifanía y de la Pascua Militar, un correo electrónico en donde se nos daba la posibilidad a los llamados “Legionarios de Honor”, de poder participar en la realización de un opúsculo para el blogs del general de División  Rafael Dávila Álvarez con motivo del centenario de nuestra gloriosa Legión Española.
No lo pensé, me puso inmediatamente a escribir;era de “madrugá” y con la quietud y el silencio que inspiran a esas horas el arte de la palabra escrita; el corazón, el alma y la razón me indicaban que cogiese el ordenador y configurase de forma amanuense, una serie de ideas concretas de elogio a los sentimientos que embriagan mis sentires a pie de calle respecto a la Legión Española.
Voy a plasmar en un artículo asimétrico en el tiempo, pero cuya conclusión serán un sonido verbal de amor sin igual a España como Patria y a nuestras Fuerzas Armadas a través de la Legión Española, que en breve celebrará con toda solemnidad castrense, el centenario de su fundación por el heroico general José Millán – Astray Terreros.
Son variados los artículos que he realizado sobre la Legión en los últimos quince años, todos ellos publicados en el Diario de Almería, especialmente, coincidiendo con determinados hechos, como la festividad de Santa Barbará, patrona del Grupo de Artillería de Campaña de la Legión; festividad de la Inmaculada Concepción,  8 de diciembre, patrona del Arma de Infantería; el día del Veterano en el mes de enero con motivo del combate de Edhera y finalmente, salvo algunas otras excepciones, que las hay, con motivo del hecho ocurrido el  2 de mayo de 1808 en el que el Grupo de Artillería de Campaña de la Legión realizan un acto conmemorativo de este hecho histórico.
Mi trayectoria de aprendizaje en la Legión continua con la asistencia, cada vez que he podido, a los Seminarios organizados entre la Asociación de la Prensa de Almería y la Brigada de la Legión; así como la asistencia a los tres Congresos Internacionales de Estudios Militares organizado por el Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC) con el Banco Santander.
Tengo que reflejar que mis dos distinciones honoríficas se las tengo que agradecer a los generales Ramón Pardo Santayana y Gómez de Olea – Artillero de Honor- y a Juan Martín Cabrero – Legionario de Honor-, a quienes le agradezco su enorme generosidad hacia mi humilde persona al reconocerme con esos merecimientos impregnados del Credo Legionario para quienes hemos sido agraciados con esta distinción tan emotiva.
Pero miren ustedes, mi acercamiento a las Fuerzas Armadas, me viene de cuando era un infante, allá por los años sesenta,  y en casa jugaba a ser militar desfilando con la gorra de plato perteneciente a mi padre Juan Aguilera Ruiz cuando hizo la Milicia Universitaria. Mi educación primaria que estuvo dirigida al comienzo por el Colegio “Ave María” aprendí a amar a España a través de sus símbolos. Tanto era así, que no me despegaba del televisor en blanco y negro y una única cadena, cuando daban algún desfile militar con motivo de algunas efemérides, generalmente como ocasión del 1 de abril, Día de la Victoria.
Era habitual, al ser monaguillo, que nos reuníamos en la iglesia de Santiago Apóstol, siendo coadjutor el Rvdo. Rafael Salas Felices, sacerdote con familiares militares – Diego Salmerón Martínez, hermano político- , en un saloncito que tenía el templo, para ver y escuchar con atención en un pequeño televisor, el magno acontecimiento de recuerdo con el que se dio por finalizada la guerra incivil del 36.
Había otra circunstancia que me hacía estar, día sí día también, con una cercanía con el ámbito castrense, al encontrarse la sede del Gobierno Militar en la indaliana capital almeriense en la boca calle entre la Calle Padre Luque y la Calle san Pedro, en el angular en donde hoy todavía se encuentra una iglesia conventual de monjas de clausura, en el mismísimo casco histórico, por tanto, era una vía urbana habitual de id y venid, y encontrarse en la puerta del establecimiento militar con la guardia correspondiente. Impresionaba para un niño ver ese edificio, hoy inexistente, tan relevante con militares presentes.
Mi tercer contacto de interés, habría más, pero cuento con espacio insuficiente, con las Fuerzas Armadas, fue a través de las Hermandades y Cofradías de Semana Santa, – Cofradía del Prendimiento/GACALEG II; Cofradía del Cristo de la Buena Muerte/Tercio “Don Juan de Austria”; Cofradía del Silencio/ Comandancia Guardia Civil Almería; Santo Sepulcro/Regimiento Nápoles; al ver presenciar con marcialidad y unción la presencia militar en las mismas, que nos recordaban a las antiguas centurias romanas durante la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.
Era especialmente llamativo el silencio ante el paso de la escuadra de gastadores y mandos, solo roto por las fuertes pisadas y el cambio del cetmes de un brazo a otro, flanqueando el Viernes Santo el Santo Sepulcro, y cuyas armas iban con la bocacha mirando hacia abajo en señal de luto. Son tiempos en los que todos cuantos presenciábamos las procesiones veíamos los honores militares que se le rendían a las Imágenes sagradas y al Santísimo Sacramento, sonando el himno nacional y presentándole armas, así como, durante el Viernes Santo la Bandera Nacional se encontraba a media asta. Incluso, los militares de graduación llevaban un brazalete negro en señal de duelo, así como la Guardia Civil llevaba el uniforme de gran gala haciendo carrera durante el recorrido por donde pasaba el cortejo procesional, en ocasiones montados a caballo.
Durante un periodo que ostenté el cargo de Presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías fueron muchos los militares a los que se les encomendó diversas actividades literarias – pregones- relacionadas con la religiosidad popular, como fue el caso del Coronel José Andrés de Sande Temprano, Subdelegado de Defensa en Almería, Teniente Coronel Ramón Pardo Santallana y Gómez de Olea, publicaciones en las que se indicaban fotografías del pasado, destacando la del padre del Capitán Guillermo Visiedo Beltrán, y un largo etcétera.
No puedo dejar de destacar un hecho que para mí significó un encuentro de emoción contenida, y fue estando de General Jefe de la Brigada Rafael Dávila, durante un cóctel con motivo de una efeméride, tuve ocasión de manifestarle mi testimonio y afecto a su abuelo, el Capitán General don Fidel Dávila Arrondo por haber sido uno de los militares más ilustres por su alto sentido de servicio a España, la honradez y la humildad, así como, me impresionaba ver al General de División Rafael Dávila Álvarez con los cordones con dos ramales y un nudo de tres vueltas por haber estado al servicio de Su Majestad El Rey, Jefe del Estado Español como Ayudante de Campo. Más adelante, lo escuché en el Santuario de la Virgen del Mar, Patrona Coronada y Alcaldesa perpetua de Almería, pronunciando magistralmente en el año 2007, el Pregón de la Feria y Fiestas en su honor.  En el año 2010 el general Rafael Dávila exhortó en una magnífica y sentida conferencia pronunciada en el Salón Noble del Círculo Mercantil de Almería, sobre toda la Historia Militar de Almería durante el siglo XX, organizada por la Asociación Cultural Legión Española y la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios que presidía el teniente coronel Miguel Ángel Pugnaire.
Pero tengo que decir, que uno de los momentos más importantes de mi vida fue cuando juré por primera vez la Bandera Nacional con motivo de mi alistamiento como voluntario en el Batallón Nápoles incardinado en la Brigada de Reserva de Infantería con guarnición en el Campamento Álvarez de Sotomayor, la misma Base en donde ahora reside la Brigada “Rey Alfonso XIII” II de la Legión. Ahí, llegaría al empleo de Cabo 1º, sintiéndome muy satisfecho de todos Mandos que tuve durante mis casi dos años de permanencia. Solo tengo palabras de admiración. Posteriormente, muchos de estos Mandos, cuando llegó la Legión a Almería ocuparon diversos puestos en la misma, produciéndose un reencuentro emotivo.
Pero con lo años,volví a recuperar la experiencia militar, y tras pasar las pruebas en el Centro de Reclutamiento en Granada y en San Fernando, Cádiz, volví a jurar Bandera, estaba vez con el empleo de Alférez Reservista Voluntario, y que tras unos años incorporándome a la USBA en la Brigada de la Legión dirigida por el Coronel Francisco Velázquez Carrillo y el Teniente Coronel Juan Castro Martínez, el periodo obligatorio y diversos aconteceres, me encuentro actualmente en situación de Alférez Reservista Honorífico. En un momento en el que se podía pedir destino de Unidad, había vacantes en la Plana Mayor de la Brigada legionaria, pero no llegué a cumplir ese sueño, atendiendo a la paralización de llamadas de reservistas con ocasión de la crisis y mi posterior paso a honorífico. Durante esta última etapa tuve ocasión de acompañar durante la procesión cívico-religiosa, llevando una de las borlas, el estandarte que conmemorara la Reconquista de Almería por los Reyes Católicos, el Pendón Morado de Castilla. Finalmente, dentro de este apartado, hace unos años pude realizar un Curso de Tirador de Élite, estando dirigido por el Teniente Coronel Sebastián Vega Murcia.
Como epílogo, quiero concluir con mi pertenencia a la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería, la Asociación de Artilleros de Honor y la referenciada Agrupación Nacional de Legionarios de Honor, a través de la cual, y desde el ámbito cívico-militar podemos seguir fomentando y potenciando la impronta militar y legionaria de exhortación a seguir aumentando con la misma ilusión, que hasta ahora se ha tenido, en  transmitir a la ciudadanía el papel fundamental que la Legión, fundada por el Teniente Coronel Millán – Astray,  ha realizado a lo largo de sus casi cien años y, especialmente, en estos últimos veinte años en misiones internacionales de paz y en todas aquellas actuaciones que el Mando así ha considerado oportuno e idóneo estar presentes.
Por todo ello y más, merece que el Gobierno de la Nación le conceda en virtud de los méritos reconocidos a tan loable y plausible Unidad militar de élite con carácter colectivo, la Cruz Laureada colectiva y la concesión del premio “Princesa de Asturias” a la Concordia por la encomiable participación de damas y caballeros legionarios en misiones internaciones de operaciones del mantenimiento de la paz.
A todos, les reitero un saludo de Paz y Bien. Muchas gracias mi General. Con su permiso.
¡Viva España! ¡Viva El Rey! ¡Viva la Legión!
Dr. Rafael Leopoldo Aguilera Martínez Alférez Reservista Honorífico
Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.
15 MARZO 2019

Comentarios

Entradas populares de este blog

Centenario de la consagración de España al Corazón de Jesús

VIII CERTAMEN NACIONAL DE PINTURA Y POESÍA "LA LEGIÓN" organizado por la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería

El día 25 de octubre de 2018, a las 10: 00 horas, en el “hall” del Hotel Elba sito en la indaliana capital almeriense, de conformidad con las VIII Bases de la Convocatoria, y reuniendo los requisitos establecidos en el citado Certamen patrocinado por la Subdelegación de Defensa, Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII”, Unidad de Servicio Base y Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería, bajo la presidencia del Teniente Coronel y Presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería Manuel Montes Aguilera
Tras constituirse los jurados con el quórum requerido en las bases, se procedió al análisis, descripción y valoración de las obras literarias y pictóricas, las cuales versan sobre la historicidad vivencial, el espíritu de entrega de la legión, la trayectoria vocacional de los legionarios, el legado de sensibilidad y acercamiento al espíritu legionario y el significado humanitario que impregnan sus tareas operativas en el exterior.
El jurado de la octav…

El General Jefe de la Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII” visitó la sede social de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería.

El Excmo. Sr. D. Marcos Llago Navarro, General Jefe de la Brigada “Rey Alfonso XIII” II de la Legión, visitó el pasado día 16 de agosto de 2018 la sede social de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Almería, situada en el vetusto Barrio del Quemadero de la ciudad almeriense, calle Largo Caballero, siendo recibido con solemnidad protocolaria por el Teniente Coronel Manuel Montes Aguilera y miembros integrantes de su Junta Directiva, quienes le manifestaron y testimoniaron al General Marcos Llago su gratitud por tan loable visita institucional y, simultáneamente, le felicitaron deseándoles los mayores parabienes al frente de tan laureada unidad militar de élite.
El Teniente Coronel Montes Aguilera enseñó al General Marcos Llago las dependencias de la corporación civil legionaria, indicándole todas aquellas actividades que se vienen realizando de forma permanente y regular en el ámbito de la Cultura de la Defensa, entre las que se destacaron las diversas conferencias y pone…